ANGELINA CAMICIA 1912-2008

Arquitecta argentina, autora de la casa de Aurora Bernárdez y Julio Cortázar en París.

 

María Angelina Catalina, nació en Buenos Aires en 1912. Sus padres fueron Angel Camicia y Edelmira Ureta. Ingresó a la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires en 1936 cuando aun eran escasas las estudiantes mujeres. Fue compañera de arquitectos modernos como Eduardo Catalano. Suponemos que fue una excelente alumna ya que sus trabajos eran publicados en la sección que exponía la producción de los alumnos en la Revista de Arquitectura de la Sociedad Central de Arquitectos entre los años 1937 y 1940.

En 1947 hizo el edificio de renta ubicado en Juncal 1765 (esquina Rodríguez Peña) junto a Néstor Jorge Espinosa (1909-1975) y Juan Carlos José Lafosse (1911-1968). Ellos dos tenían la empresa constructora Dorignac que realizó gran cantidad de obra entre los 40 y los 50. Asociaban a otros arquitectos para la realización de los proyectos. Tal es el caso de Carmen Renard y las viviendas en La Emilia (San Nicolás de los Arroyos).

Francisco Bullrich, en su libro Arquitectura Argentina Contemporánea dice:

“No podríamos cerrar el presente capítulo sin llamar la atención sobre una obra no siempre suficientemente apreciada, la casa de departamentos ubicada en Rodríquez Peña 1310, de los arquitectos Angelina Camicia, Espinosa y Lafosse. Construida en 1947, es probablemente la mejor obra de su género de la segunda mitad de la década, tanto por la distribución y factura de los espacios interiores como por la simplicidad fluída del tratamiento exterior.”

También es destacada en la Guía de arquitectura de Buenos Aires que coordinó Alberto Petrina.

El edificio articula delicadamente la esquina a través de una curva revestida en piedra. Consta de un basamento formado por ateliers profesionales de planta baja y entrepiso. Allí funcionó el grupo Harpa (integrado por Carlos Méndez Mosquera, Leonardo Aizemberg, Eduardo Aubone, Jorge Enrique Hardoy y José A.Rey Pastor ) que se dedicaba a hacer publicaciones sobre arte, arquitectura y diseño modernos. Como relata uno de sus miembros:

Corrían los ‘50 y trabajábamos en una histórica planta baja y entrepiso de Rodríguez Peña 1320, uno de los pocos edificios de arquitectura moderna de la época. 

Carlos Méndez Mosquera

El primero, segundo y tercer piso, son amplios departamentos de renta de 3 dormitorios y habitación de servicio. El edificio, que fue originalmente propiedad de Isidoro Diógenes Córdova, industrial de San Nicolás de los Arroyos y de su esposa María Inés Villaverde, queda rematado un amplio departamento donde ellos residían.

Camicia formó parte del staff de la publicación de Jorge Romero Brest Ver y Estimar, una revista fundada en 1948 dedicada a las artes visuales. Para el número 9 ella tradujo varios textos de Adolf Loos. En 1950 participó como corresponsal desde Estados Unidos.

Posteriormente Camicia se trasladó a París, junto con su marido el violinista Erno Valasek. Allí se integró al grupo de amigos de Aurora Bernárdez y Julio Cortázar, entre los que se encontraban los literatos Italo Calvino, Chichita Singer, Arnaldo Calveyra, la escultora Alicia Penalba, el historiador del arte Damián Bayón y Pierre Barbin, fundador de la Cinemateca Francesa. Sabemos por relatos de Cortázar, quien la apodaba la Pestapasto, que trabajaba para otros arquitectos en París.

Bernárdez y Cortázar le encargaron el acondicionamiento y remodelación de una antigua caballeriza ubicada en el número 9 de la Place du Général Beuret, distrito XV, París. Según cuenta el biógrafo de Cortázar, Mario Goloboff, los fondos provenían de la traducción de las obras completas en prosa que hicieron Aurora y Julio, de Edgar Allan Poe para la Universidad de Puerto Rico.

Camicia transformó el galpón del siglo XVII en un departamento de tres niveles aprovechando al máximo el espacio. Tanto Cortázar como sus amigos albergan recuerdos maravillosos sobre la casa. Las palabras de estos literatos describen el espacio arquitectónico.

Es una pequeña casa en lo alto de un viejo depósito que formó una casita independiente muy linda, por cierto, en la que vivimos diez años. Allí terminé Rayuela y allí escribí casi todos los cuentos de Todos los fuegos el fuego y muchos otros textos. Y luego, hace dos años cuando me separé de mi exmujer, le dejé a ella esa casita, ese pavillón, porque aunque ella vive sobre todo en la Argentina, es también traductora, y viene a veces a trabajar a Francia. En este momento está en París trabajando para la Unesco. Y entonces yo le dejé eso a ella.

En una carta de Julio Cortázar a Paco Porrúa del 7 de junio de 1967 describe la casa así:

“Nuestra casa es como una bicicleta, toda de perfil, sin tercera dimensión, y apenas cabemos nosotros y los libros”.

El poeta y crítico literario Saúl Yurkievich, en su libro Julio Cortázar: Al calor de su sombra (1986) menciona también la casa:

Los conocí cuando habitaban en el confortable pabellón de la Place du Géneral Beuret, reforma feliz de aquel estrecho y alto granero, adosado contra un muro de piedra, al fondo de un patio adoquinado con dos enormes castaños.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, en un artículo de 1991, recuerda la “casita en espiral” diseñada por Camicia:

Cada vez que él y Aurora llamaban para invitarme a cenar -al pequeño apartamento vecino a la rue de Sèvres, primero, y luego a la casita en espiral de la rue du Général Beuret- era la fiesta y la felicidad. Me fascinaba ese tablero con recortes de noticias insólitas y los objetos inverosímiles que recogía o fabricaba, y ese recinto misterioso que, según la leyenda, existía en su casa, en el que Julio se encerraba a tocar la trompeta y a jugar: el cuarto de los juguetes.

Mario Vargas Llosa.La trompeta de Deyá

En mayo del 2000, el mexicano Carlos Fuentes, vuelve a mencionar la casa:

No menos asombrosa es la casa del escritor: Por fin, en 1960, llegué a una placita sombreada, llena de artesanos y cafés, no lejos del metro aéreo. Entré por una cochera a un patio añoso. Al fondo, una antigua caballeriza se había convertido en un estudio alto y estrecho, de tres pisos y escaleras que nos obligaban a bajar subiendo, según una fórmula secreta de Cortázar.

Carlos Fuentes, Discurso para la inauguración de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar (Universidad de Guadalajara), La nación, Buenos Aires, 7 de mayo del 2000

Mientras que Cortázar vivió en esta casa hasta 1968, Bernárdez permaneció hasta su muerte en 2014.

En 1959, Eduardo Jonquières, el pintor abstracto argentino y amigo de Bernárdez y Cortázar, se instaló en París. Hacia 1962 adquirió una casa de dos plantas en el número 3 del Impasse du Moulin Vert del barrio de Montparnasse, donde instala su último taller, el cual fue acondicionado por Camicia.

Otra clienta destacada fue la escultora Alicia Penalba para quien, en 1966, refuncionalizó un antiguo edificio del siglo XVIII en el 24 rue du Roi-de-Sicile, en el Marais de París como casa-taller

La revista Panorama publicó un artículo describiendo el espacio:

La sala de exposición se abre al jardín y al atelier donde moldea la arcilla. Arriba, el cuarto de estar, muy calmo, con claraboya en el techo, plantas, un retrato de Alicia por Matisse, tallas africanas en las mesas bajas, y Aramis, un salchicha cachorro. Por una ventana a nivel del piso, se domina todo el atelier.

En una carta, Grete Stern hace referencias a la visita a su taller y a “su hermosa casa”, de la cual hizo fotografías.

Camicia también realizó el proyecto de construcción de estudio y vivienda en Pietrasanta (1977) para Penalba.

Pocas referencias más se encuentran sobre esta arquitecta. Sabemos que en mayo del 68, junto a relevante personalidades como Simone de Beavoir y Jean Paul Sartre apoyó la toma de la Maison de l’Argentine liderada por Roberto Matta y Antonio Seguí.

Falleció el 13 de agosto de 2008 y como recuerda Martha Levisman, fue de las pocas mujeres arquitectas que el grupo moderno aceptó incluir.

Más información
La arquitectura de hoy. 1948, N° 12, p. 19/21.
Canon. 1950, N° 1, p. 40.
Revista de Arquitectura. Octubre de 1948, N° 334, p. 302/304.
Buenos Aires. Guía de Arquitectura. Ocho recorridos por la ciudad. Petrina, Alberto. Buenos Aires/Sevilla, MCBA/Junta de Andalucía, 1994. p. 131.
ARQUIS: documentos de arquitectura y urbanismo. Patrimonio Moderno 1940-50-60. Dirigido por Gustavo Robinsohn y Martín Torrado.
Edificio Juncal 1765 en Moderna Buenos Aires
Mario Goloboff: Julio Cortázar. La biografía. Buenos Aires: Seix Barral, 1998. Pág. 123.
Cortázar, Julio, Cartas a los Jonquières, Alfaguara, 2010

Cortázar, Cartas 1937-1954: Edición a cargo de Aurora Bernárdez y Carles Álvarez Garriga, Alfaguara, 2012
Cortázar, Julio, Cartas 1955-1964: Edición a cargo de Aurora Bernárdez y Carles Álvarez Garriga, Alfaguara, 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s